Blogia
vicenteperu

EN ESPAÑA

Queridos amigos:

Ya estoy en el avión de vuelta para Lima. Ayer tuve una escala de 11 horas en Guayaquil, Colombia y ahora estoy de camino a mi destino final. En total unas 30 horas de viaje si contamos lo que se llega antes del embarque, pero todo el tiempo sentado y bien alimentado. El sueño es otra cosa.

En España hice una tanda de ejercicios espirituales. Son una especie de vacaciones con Jesús, con algunas movidas espirituales inexplicables con sólo razonamientos humanos.

Una de las conclusiones más importantes es que debería progresar en eso de la humildad. También me leí una parte de “La noche oscura” de San Juan de la cruz. Dice lo mismo que San Ignacio y que el Padre Morales, pero con un lenguaje más radical. La poesía es aparentemente dulce pero su  interpretación bien exigente: “Para venir a poseerlo todo, no quieras tener algo en nada, …”

Los ejercicios los tuvimos en el albergue de Gredos, que es el que está hecho en el recinto del campamento y hasta ahora es el lugar más adecuado para la oración que me he encontrado.

Pero el dato interesante es el del encuentro con los amigos de Burgos y con mi familia. De la comida de Fuentes Blancas, me gustó mucho la tertulia sentados en la hierba, donde la mayoría contamos alguna cosa. Fue un agradable intercambio de vivencias. Ahora me recuerdo, por ejemplo de la de Marcos. No que presionarle para que hablara. Al toque nos contó como su madre se había caído y se había hecho un esguince en un tobillo y una rotura en el otro. En esas condiciones, toda la familia tuvo que ayudarla y hacer algo de la casa. Tuvieron que recortar sus agobiantes actividades exteriores, todas importantísimas para cada uno. Y la consecuencia, una mayor unión familiar (es curioso que, como ocurre casi siempre, la unidad se construye a partir de la madre). También me recuerdo de las demás y de la presencia sorpresiva del alicantino Javier Ortega (pido por tu padre).

Por la tarde estuvimos menos pero también primó la tertulia posterior.

Cuando estaba en Lima escribiendo el correo para decir a los amigos el horario de mi estancia en España para ver cuando nos podíamos ver me pareció que yo era un poco pretencioso, como si fuese alguien importante al que todos estuviesen deseando saludar. Luego vi que la realidad era otra. Era una persona normal que deseaba y quizás necesitaba, ver a sus amigos, es decir, la necesidad la tenía yo, no ustedes. Por esos días también ojeé los Evangelios y se me ocurrió mirar la palabra “amigo” en San Juan y aparece muchas veces, inclusive cuando el beso de la traición de Judas, Jesús le dice: Amigo, ¿a qué has venido? El mismo Padre Morales pone la amistad entre los cinco ámbitos más importantes que hay que evangelizar. En todo caso yo quedé encantado con las visitas. Gracias.

A mi paso por Madrid, estuve un ratito acompañando a Abelardo. Te saluda muy amable y si le preguntas algo sencillo, seguramente contesta con una o dos palabras corteses y no es capaz de continuar la conversación. Está muy bien atendido.

Luego estuve en Toledo con la familia de mi hermano y hasta allí se fueron dos de sus hijos para saludarme un rato y yo se lo agradecí mucho. También vi a una compañera de cuando estudiaba en el Instituto. En realidad ella me había encontrado a mí una vez que estuvo buscando a los de la promoción para almorzar juntos y aprovechando alguna circunstancia se vino hasta Burgos con otras dos compañeras y su hermana. Luego hemos seguido manteniendo la amistad y ahora almorzamos (comimos) juntos en Zocodover.

Como veis todo muy sencillo pero muy agradable.

Espero que nos podamos volver a ver en el próximo verano. Como sabéis es el Encuentro Mundial de la Juventud y si recojo suficiente dinero para ayudar a cinco o seis, militantes del Perú, me voy para allá y quizás me quede unos días después y os pueda saludar un poco más tranquilo.

Acabo de retocar el artículo una semana después.

Un abrazo

Vicente

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres