Blogia
vicenteperu

Viaje a Perú de mis tres amigos 3/3

Resumen Viaje a Perú durante Agosto y Septiembre de 2012

3ª Parte: Cusco, Arequipa y alrededores

A la vuelta de S. Ramón estuvimos un día en Lima y cogimos el autobús de 18 horas que nos llevaría de Lima a Arequipa. Ya en la ciudad blanca conocimos a José María Bellido y a algunos militantes. Con ellos visitamos el centro de la ciudad, la plaza de armas y la catedral. Luego Luchito nos llevó en taxi a ver miradores y puntos específicos de la ciudad que eran de gran belleza. Un día desayunamos el típico adobo arequipeño y el domingo comimos en la casa de una amiga profesora de la Universidad de José María Bellido con toda su familia que era muy entrañable y nos cocinó comida arequipeña de forma exquisita.

El domingo por la noche salimos camino a Cusco, llegamos de madrugada. Escuchamos Misa en la catedral de Cusco en la capilla del Cristo de los temblores. Después conseguimos el Boleto Turístico y quedamos con Angelo, un amigo de Dante (un amigo militante de Arequipa). Con él y el mapa vimos los lugares más bonitos del Cusco, comimos juntos y por la tarde cogimos un tour que nos llevaría a ver Saqsaywaman, que eran los depósitos de agua, Tambomachay, que era el baño del Inca, PukaPukara, centro defensivo y Q´enqo que era el lugar de enterramiento de los Incas.
Por la noche cogimos un bus y nos fuimos a Urubamba, allí vive la familia de Tania, que es una monja que conocí cuando estudié en Boston y que nos ofreció estar con su familia. Su hermana Sonia nos fue a buscar a la gasolinera y nos llevó a casa. Cenamos con ella y la abuela Nieves y luego nos enseñaron los cuartos, nos trataron mejor de lo que nos merecíamos, nos dieron los mejores cuartos y siempre estuvieron muy atentos con nosotros. Daniel y yo dormimos en la casa del tío que también tenía todo muy elegantemente montado.

El martes por la mañana nos fuimos hasta Ollantaytambo para comprar el billete de tren hasta Machu Picchu y luego visitamos las ruinas del pueblo que son impresionantes, con un sistema de balcones de grandes dimensiones, eso servía para ir abriendo boca ya que al día siguiente íbamos a una de las siete maravillas del mundo. Por la tarde visitamos la chacra de la familia que estaba preciosa, con un montón de flores y frutales. Ayudamos un rato a descargar el guano que había llegado ese día para abonar la chacra y luego cenamos todos juntos. Nos fuimos lo antes que pudimos a la cama, ya que había que levantarse a las 3AM para empezar la pericia, primero ir en taxi a Ollantaytambo, luego coger el tren a las 5AM, llegar hasta Aguas Calientes y de ahí agarrar un bus que nos subiera hasta Machu Picchu después de que previamente hubiéramos comprado nuestro billete de entrada a Machu Picchu.

Ya llegamos a Machu Picchu. El lugar es impresionante, pero es el valle y la posición tan estratégica lo que lo hace un lugar admirable. Es precioso y se me acaban los adjetivos para describir el lugar. Tiene una belleza sin igual. Hicimos un tour que nos ilustró sobre los diferentes lugares y cuando acabó, aprovechamos para hacer un rato de oración en ese paisaje mágico. Ahí me pasó algo gracioso, al final de la oración estaba cerca de un alemán con una cámara bien curiosa y subieron dos chavalas de Oxapampa para echarse una foto conmigo, no se si era una apuesta o que, pero yo alucinaba, me dieron un beso y me regalo una naranja jaja. Luego estuvimos hablando con el alemán y viendo su cámara. Nos fuimos hasta el puente Inca y luego a la Puerta del Inca, donde comimos y descansamos un rato. Volvimos a la ciudad de Machu Picchu y  ya en el atardecer se queda vacío y el lugar se torna aún más singular, sentirse un afortunado en un lugar así. Sacamos las últimas fotos y bajamos por el camino a pie hasta Aguas Calientes, bajamos corriendo, básicamente 600 metros de desnivel en 12 minutos. Vicente se había vuelto antes en el tren para peruanos. Llegamos tarde a casa para justo cenar e irnos a la cama después de un largo día.

El jueves 6 de Septiembre, desayunamos con toda la familia Baca Santander, nos despedimos y fuimos al Cusco para coger ahí nuestro autobús a Puno. Todo el viaje es de subida hasta prácticamente los 4000 m.s.n.m. Llegamos a cenar, encontramos un restaurante muy barato y donde la comida estaba muy sabrosa, buscamos un hostal y nos fuimos a dormir. Al día siguiente muy temprano nos fuimos hacía Copacabana (Bolivia). En la frontera nos encontramos con la realidad de funcionarios corruptos que engañan a los turistas para sacarles dinero, tuvimos un pequeño incidente con ellos pero bueno la cosa se quedo en nada, ojala hubiéramos tenido la conversación en video para denunciar el fraude que hacen. Llegamos a Copacabana y visitamos el santuario. Rezamos durante un rato y cada uno pidió algo personal a la Virgen de Copacabana. Luego Vicente se quedó por ahí y nosotros nos fuimos en un barco hasta la Isla del sol en el Lago Titicaca, el más alto del mundo. El lugar es maravilloso, con un montón de plantas y gente autóctona. Las calas son preciosas, una pena que tuviéramos tan poco tiempo para disfrutarlas. A la vuelta Dani y Álvaro se sentaron delante en el barco y Dani con muy mala fortuna rompió un cristal. Gracias a Dios la vida está muy barata y pagarlo nos pareció una broma. Nos juntamos con Vicente y volvimos a Perú. En la frontera justo estuvimos una hora y pico parados ya que había un festival, pero era interesante el verlo y ver sus danzas típicas. Llegamos a Puno y de ahí con un autobús toda la noche nos fuimos hasta Arequipa. El sábado fuimos a Misa de Santa María y luego desayunamos en el hogar. Más tarde participamos en el círculo y yo participé con otro grupo que ya son de nuestra quinta y tienen una vida profesional. Quedamos en preparar un cine fórum, y ellos se quedaron encargados de comprar la comida, conseguir la película, Vicente de conseguir el video proyector y yo me encargué de buscar que película y llevar el cine fórum para el siguiente fin de semana.

El domingo comimos en casa de Lula, que habíamos conocido previamente y que nos cuidó cómo a unos hijos, nos preparo más comida arequipeña y disfrutamos de sus canciones y además escuchamos la canción que había compuesto al fallecido Manolo Amorós, muy buen amigo suyo.

El lunes 10 de Septiembre era el gran día, era el día en el que íbamos a comenzar nuestra ascensión al Misti (5825 m.s.n.m.). José María Bellido nos acercó hasta la cabaña del Pastor a 3400m. y desde ahí seguimos subiendo nosotros hasta el nido de águilas. Cómo este estaba a 4100m. y nos parecía que podíamos ascender un poco más y eso que nos quitábamos para el día siguiente avanzamos hasta los 4400m. Ya tuvimos que tomar la coca porque la altura se notaba una barbaridad, particularmente a mi me afectó la coca, todo lo que nos decían era cierto. Quita el hambre, el dolor de cabeza y te saca unas fuerzas que no saben ni de donde salen. Deja los dientes blancos y por el calcio yo notaba como me dolía un diente que me quiere salir. Cenamos una patata cocida con atún y un poco de pan que nos supo a gloria. Y después de acondicionar el lugar de dormir para pasar el menos frio ocasionado por el viento. Nos echamos a dormir sobre las 7pm que luego a media noche nos íbamos a levantar para empezar a andar.

Nos despertamos a mitad de la noche, aunque lo de despertarse es relativo, ya que después de la coca yo malamente pude dormir, estaba como una moto. Nos preparamos, recogimos los sacos y dejamos una mochila con todo el peso innecesario. Empezamos a subir y al poco Álvaro se empezó a sentir mal pero bueno con paradas y otra térmica, unas bolsas como guantes ya que el frio era intenso fuimos ascendiendo. Ya amaneció y ahí seguíamos pero ya cada vez sabíamos que quedaba menos, pero mirar el altímetro era algo desesperante. Llegamos a un punto donde ya veíamos una estación meteorológica y desde ahí también se ve la cruz que está en la cumbre del Misti, los últimos 200 metros les hicimos andando 20 pasos y parando un par de minutos porque la falta de oxígeno se notaba exageradísimo. La llegada a la cumbre fue una alegría. Ahí estaba enfrente de nosotros el cráter inmenso. La cruz de metal, a un lado el PichuPichu y al otro el Chachani. Sacamos unas fotos y cantamos juntos la salve a la Virgen como en los viejos tiempos. Luego empezamos a descender de manera bastante rápida por los canchales. El problema era que ya no teníamos agua y todavía nos quedaba mucho. Llegamos a donde habíamos pasado la noche y después de descansar unos minutos, reorganizar las mochilas y comer un poquito, seguimos bajando. Luego cuando ya anochecía perdimos el camino y aunque sabíamos la dirección íbamos abriendo camino, y ahí es donde nos caímos unas cuantas veces y nos hicimos un montón de heridas. Aún así seguimos en el camino hasta un punto que creíamos que el camino no iba bien, pero después de hablar con Vicente y estar ya bastantes desesperados por el cansancio y la falta de agua seguimos y al final llegamos a Arequipa. Compramos agua y cogimos un taxi hasta el Hogar. Al día siguiente teníamos anginas de la falta de agua pero el sabor de la victoria siempre tiene ese toque amargo. Si no hubiera sido la ascensión más dura de nuestra vida, ahora no nos sentiríamos tan orgullosos de ella.

El fin de semana personalmente me encargué de llevar el cine fórum, quedó muy decente, todos los que se habían encargado de organizar algo cumplieron y después de ver y comentar la película la gente dijo que quería repetir la experiencia en el futuro. Luego nos juntamos con el resto de militantes para tomar un poco de chocolate, un bizcocho y unas tortillas de patata que cocinamos nosotros. Tuvimos un buen rato y al día siguiente cogimos otro bus de 17 horas para volver a Lima. En Lima el mismo día que llegamos y el día siguiente fuimos a un par de colegios para dar una charlita de una hora y media sobre la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid en el 2011 e invitar a la de Brasil en el 2013. La experiencia fue muy positiva, hubo muchos chicos interesados y los profesores de religión también acabaron muy contentos. Marcos un profesor de religión de la escuela pública de Perú, nos enseñó la escuela y nos gustó mucho y pudimos ver la diferencia con la escuela del profesor Cesar que era privada.

Ahora ya toca despedirse, hacer balance de estos días y revivir todos estos momentos que han hecho de este verano uno de los mejores veranos de mi vida. Hasta pronto Perú. Ojala podamos volver a esta parte del mundo que tan bien nos ha tratado muy pronto, porque merece la pena.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

manuel -

Un relato muy interesante. Creo que sirve como guía turística también.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres