Blogia
vicenteperu

Mi breve regreso por España 2

Mi breve regreso por España 2

 

Acabaron las reuniones de la Junta de mi región el 2 de enero, día en el que empezaban unas convivencias de Militantes. Como es natural se celebraban en distintos lugares, dependiendo de las edades de los muchachos. Me dijeron que fuese a las de universitarios, en Cubas de la Sagra, típico pueblo de Castilla, totalmente llano y con bastante lluvia en esos días. Había varios de Burgos que conocía de cuando pequeños. A alguno le ayudé en las Matemáticas. Me sigue asombrando que me acuerdo de todo lo de matemáticas (dejémoslo en “de mucho”). También aproveché para charlar con la gente que es una de las mejores cosas que se puede hacer en esos días. Las Misas las dijo el P. Santiago Manso con unas homilías impresionantes. En la última fue dando un repaso por las veces que Jesús le había ido llamando a más: del pecado y la vida aburrida a militante. De ahí a cruzado. A dejar su trabajo para dedicarse a ir a donde hiciese falta (Segovia, Salamanca, Zamora). El salto a la Misión en Tacna (Perú). El sacerdocio…Fue muy bonito.

Enseguida caí en uno de los platos fuertes del viaje: los amigos. Ya en Salamanca estuve hablando con Javier Alejo, uno de los directivos del Foro Universitario. Se acuerdan del trocito de “El gozo del Evangelio” donde habla del binomio Evangelio y Universidad. Pues este grupo trabajó en ese campo durante unos cuantos años, muy bien y con fruto. Al principio de estar en Burgos, me dijeron que fuese a hablar con ellos (lo del guía). Cogía el tren a Salamanca y durante el viaje me dedicaba a corregir exámenes y al llegar salía a esperarme este Javier Alejo.

A Burgos llegué en bus desde Madrid y justo coincidí con otro antiguo militante que sigue dedicando las vacaciones veraniegas y a veces todo el año a apoyar en misiones.

Si hubiese tenido algún amigo homosexual, creo que una de las primeras cosas que habría hecho al llegar es intentar saludarle un rato. Estas personas necesitan mucho cariño. Espero que esta sea una buena forma de afrontar el tema y dar una opinión positiva en medio de tanta lucha turbulenta. Para más comentarios teóricos, leer lo que dice el catecismo de la Iglesia en los tres párrafos donde trata el tema.

A la estación de autobuses me fueron a esperar Gonzalo y su esposa. Se casaron hace poco y no pude asistir a su boda. Pasé toda la tarde con ellos.

Supongo que no es atractivo para el lector que le vaya contando las diversas entrevistas, pero resaltaré el método que usé siempre que pude. Lo mejor es la entrevista personal, mano a mano. Ahí sí que salen cosas interesantes y personales. Si son dos o más salen cosas más genéricas. Si es un grupo suficientemente grande se puede hacer una ronda contando cada uno las últimas cosas buenas que nos han pasado o que hemos hecho. Salen cosas preciosas. Por ejemplo uno nos contó el regalo de su segundo hijo.

También tuve un encuentro especial con los vecinos. Han cambiado bastante desde que me fui. Puse una invitación en el ascensor, pegada a la pared y vinieron todos más uno nuevo al que no conocía, con su niña incluida. Este último, al día siguiente, me trajo un obsequio  y además de agradecérselo les sugerí que la niña me dibujase algo para traérmelo al Perú y al toque bajo con un dibujo que había hecho y que te copio al principio. También fui visitando en sus casa a algunos “ancianitos”: los padres de… la madre de… la madre de…

Diversas personas me fueron dando un poco de plata. Hasta ahora he dedicado 500€  a unas residencias de huérfanos. Otros tantos a la difusión del rosario. Todavía me quedan otros 1.000€ pendientes de adjudicar a alguna cosa interesante que vaya surgiendo.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres