Blogia
vicenteperu

ACABO DE CUMPLIR 50 AÑOS DE ORACIÓN DIARIA

ACABO DE CUMPLIR 50 AÑOS DE ORACIÓN DIARIA

ACABO DE CUMPLIR 50 AÑOS DE ORACIÓN DIARIA

ACABO DE CUMPLIR 50 AÑOS DE MI PRIMERA TANDA DE EJERCICIOS

Efectivamente en la Semana Santa del 1964 hice mi primera tanda de ejercicios que fue con el P. Morales en Salamanca. Allí nos animó fuertemente a que hiciésemos oración todos los días. Como yo era un joven “bueno y obediente” la fui haciendo. Al principio, un día utilizando mis apuntes de ejercicios y otro leyendo una meditación del libro de oraciones de la Virgen María o algo así, del P. Villar.

Ayuda esencial fue que cada 15 días iba a hablar con mi director espiritual, el mismo P. Morales, a contarle las incidencias de la oración y de toda mi vida. Uno de los primeros escollos fue que me distraía en la oración. Cuando le decía algo así como “me distraigo mucho en la oración”, se daba a continuación un  proceso casi automático: -¿Te distraes conscientemente o es que se te va la mente? – Se me va la imaginación. – Pues entonces no importa nada, cuando te des cuenta de que te has distraído, vuelves a lo que estabas meditando y sigues , porque lo que importa es la influencia de la gracia en ti. Es como cuando las mujeres van con su cántaro a coger agua de la fuente, aunque estén hablando con la vecina, si no quitan la boca del cántaro del chorro que cae, la vasija se llena”. Gracias a esa ayuda constante, aguanté.

Con el tiempo he ido aprendiendo que esa es la esencia de la doctrina de San Juan de la Cruz: la transformación del alma en Dios es tan interna  que es inapreciable a los sentidos, es más, la consciencia sensible la dificulta. A este proceso le llama “La noche oscura” porque primero no se ve nada con los sentidos y después no se ve nada con la fe. Al que pasa por aquí se le deben notar algunos signos externos fundamentalmente que avanza en las virtudes. En mi caso, desde mi primera tanda de ejercicios me he levantado siempre a la primera (supongo que con alguna rara excepción).

También se que al principio es habitual pasarte el rato de oración razonando sobre lo que has leído o sobre cualquier cosa y te quedas tan contento, pero, al poco tiempo, seguramente después de tres o cuatro mese, empiezas a distraerte y a no ser capaz de pensar de seguido y a aburrirte en la oración. Los libros  dicen que al principio Dios da unos gustos interiores para aficionarte al tema, pero que después te los quita para que vayas a la oración por Él y no por los gustos.

Testigo externo de estos principios fue mi querido hermano, pues teníamos alquilada una habitación para los dos, con una sola cama, en la calle Guzmán el Bueno de Madrid y la oración la hacía en esa habitación.

Desde hace mucho tiempo practico la oración de “la musaraña”, que no describo para no escandalizar, pero me parece que es buena. Si realmente fuese buena se me tendría que notar en el aumento de virtudes, en especial de la fe y la paciencia en las adversidades, y no sé si se da eso.

En todo caso si se da un efecto: ya no me interesa casi nada eso de ser perfecto, sino echarme en los brazos de Jesús y ofrecerle mis imperfecciones como el niño que se cae y rompe alguna cosa, pero en lugar de correr a esconderse de su mamá, se va llorando hacia ella, el enseña su herida y lo que ha roto en la plena confianza del abrazo final (con o sin azotazo, que eso importa poco, pero si tiene mucho sentimiento por la herida y la rotura, seguro que sin azotazo, solo lo consuela con un beso). Con un poco de malicia cabria pensar:   si no se cae y si no rompe nada, a lo mejor no se acerca a abrazar a su madre. ¡Vivan las miserias ofrecidas, que provocan el abrazo a los pies de Jesús en la cruz y que se desea no volver a cometer, aunque la realidad sea repetitiva!

50 años de oración

50 años de mi primera tanda de ejercicios (ya llevo 49 pues un año me dijo el Padre que me dedicase a estudiar para las oposiciones y no los hice)

50 años de oración a mi estilo, que espero que sea al estilo que Dios quiere para mí.

¡Viva Jesús y las dos madres que me dió!

NOTA: El aniversario lo celebré con un día en soledad del mundo y oración con Jesús, por supuesto por el método de la musaraña.

 

Si busco la imagen adecuada me paso otro mes sin publicar nada. Si puedo les cuento dos experiencias de actividad misionera en unos pueblos escondidos en el Valle del Colca.

La foto corresponde a una manifestación festiva por la vida (contra aborto y eutanasia) en Arequipa. Por supuesto que fue una de las mayores manifestaciones de la ciudad y los periódicos ni la citaron.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres