Blogia
vicenteperu

Visita a una residencia niños huérfanos y similares

Visita a una residencia niños huérfanos y similares Creo que muchos esperan de esta sección un relato de “actividades de Milicia” y con frecuencia se encuentran con mis vivencias personales. Hoy les voy a contar algo de lo típico: La visita a un orfelinato, aquí se les llama puericultorios.
Como les dije estoy en una Universidad intentando llevar a cavo actividades de Pastoral junto con un militante de 30 años y hemos hecho una visita a un puericultorio que entre semana tiene a unos 300 residentes entre niños y niñas y los fines de semana se reduce muchísimo pues la mayor parte tienen familiares a los que pueden ir a visitar. Nosotros contactamos con él y le propusimos tener una tarde divertida en un sábado, para los niños que se quedasen en él (de 9 a 13 años).
Tras algún mal entendido llegamos 10 universitarios al centro educativo. Yo había diseñado le tarde como una de colonias: Primero se hacen los grupos de 5 niños por líder (monitor). Luego cada grupo se pone nombre y un eslogan, luego…. luego una reunión en base a un cuento como los de colonias. Un instante de oración… En esas llegamos al centro y conectamos con los educadores y auxiliares. Nos “dejan a los niños” en el campo de fútbol y gran patio de recreo. Empezamos a hacer los grupos y sólo pudimos conseguir uno. A continuación los niños se fueron, no querían grupos. A base de globos, les reunimos de nuevo y conseguimos echar un partido de fútbol con la mayoría. Otros pocos se quedaban mirando o se iban a uno de boley que también organizamos o simplemente se daban una vuelta. Cuando se cansan intentamos otras cosas que salen regular. Por fin llega la hora de la merienda y como habíamos llevado cosas para comer, enseguida se juntaron y se lo fuimos repartiendo. En este momento si que estuvieron relativamente ordenados. La anécdota pensábamos que cada uno se la iba a contar a su grupo, pero como no había grupos, se la tuvimos que contar a todos juntos. Ya fue difícil que se callaran y cuando lo conseguimos, hubo un líder que lo hizo y muy bien, aunque sin poder sacar muchas consecuencias prácticas para que ellos las realizasen. Como llevaban sentados toda la merienda más lo del cuento, yo intento montar un juego de distensión para luego hacer un ratito de oración y se transforma en una algarabía. Por fin les sentamos y cumplo con el expediente de hacer algo religioso. Enseguida se van a cenar. Uno de los líderes se ofrece a un hermano a dar alguna clase de inglés para alguno que lo necesitase y le contesta que en ese colegio no se da inglés.
¿Y ahora? Evidentemente no atinamos bien con lo que necesitaban los niños ni con la forma de hacérselo llegar, pero si está claro que necesitan. Hace falta encontrar el método, pero no es fácil. Durante algunos momentos nos atendió un hermano Español que llevaba allí 5 meses y me parece a mí que tampoco había encontrado el método pero nos dijo que no fuese la única vez, que volviésemos. El día 30 iremos de nuevo con los alumnos de la Universidad y los militantes iremos este sábado 23 a echar un partido de fútbol con/contra ellos. Las dificultades están para vencerlas. Algunos chicos quedafron encantados por la experiencia. Ya veremos como queda todo.
Algunas notas estructurales: El centro pertenece al Estado y está muy bien situado y creo que con aportes económicos suficientes. Tienen profesores para darles clases y una orden de religiosos (españoles) para atender a los niños y otra para las niñas, también de monjas españolas. Además tienen personal auxiliar contratado. Como los niños están allí todos los días, con los mismos compañeros y en el mismo campo de juego, es evidente que los novatos éramos nosotros y que ellos jugaban en campo propio, por eso se iban y venían cuando querían. Estaban estructurados por edades y cada grupo tenía una ropa distinta que supongo que no tenia nombre, simplemente la usaban y a los dos o tres días, se la quitaban, se la lavaban y le daban otra, le toque a quien le toque, pues todos son del mismo tamaño. Eso implica el que no les afecta mucho el cuidarla bien o mal. En todo caso el siguiente lunes le van a dar otra limpia que no se sabe quien la llevó la semana anterior. Algo parecido con los libros y todo el material, salvo un osito de peluche que cada uno tenía en su cama. El tema de la ropa lo confirmaré en cuanto pueda.
También decir que los arequipeños han vuelto a subir a una montañita llamada Misti de sólo 6.000 metros de altura, poco menos. Lo intentaron 19 y llegaron 6 El resto se fueron muriendo por el camino y los recogieron a la vuelta. La subida y bajada duró dos días. Yo nunca lo intenté ni lo pienso intentar.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Angel -

Me ha gustado tu entrada en el blog, tiene que ser bien dificil con los chicos, pero es importante lo que escribes, las dificultades estan para vencerlas y espero que asi sea. Por cierto si algun dia puedo ir a Peru tengo que subir el Misti. Un abrazo Vicente a ver si coincidimos por Skype
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres