Blogia
vicenteperu

Testimonio de una amiga

Testimonio de una amiga

Querido amigo lector:

A continuación te copio una carta de una amiga. Por el contenido, entiendo que me escribe como una forma de dar gracias a Dios por diversos detalles que ha tenido a lo largo de su vida y yo me uno a esa acción de gracias por los que ha tenido con migo. No son maravillosos, pero son los pequeños detalles de todos los días, bien contados. Es una peruana que ahora vive en Bélgica y como verás su computadora no tiene ñ. Tampoco tiene acentos, pero esos los he corregido todos. He dejado la ñ para darle un poco de sabor.

 

El domingo pasado estuve un rato en un orfanato. Durante dos o tres años he estado yendo a este de Lima. Como desde agosto estoy afincado en Arequipa, no había vuelto a estar por allí y me apetecía volver a ver a la gente. Invité de paso a alguno de los amigos y fuimos 4. La verdad es que al principio los muchachos no nos hicieron mucho caso, pero eso te da para pensar ¿Por qué vengo aquí, para disfrutar del agradecimiento o por su bien, aunque no me respondan nada? Luego la cosa mejoró. El Papa hablaba de salir a la periferia, ¿será esto algo de eso?

 

 

Estimado Vicente

Algunas veces la vida es difícil, pienso que son pruebas que Dios nos pone en nuestro camino y cuando hay fe todo es posible de solucionar, solo pedir a Dios que nos de salud, que es lo mas importante para seguir adelante, por eso oro todos los días por mi familia y por todas las personas necesitadas de Dios.

 

Te voy a contar una experiencia que me paso y quizás puedas trasmitir a otras personas un milagro de Dios:

 

Los primeros meses de este ano, habíamos estado en Calahonda (Espana) y retornábamos a Bélgica vía terrestre en nuestro auto, mi esposo manejaba a una velocidad controlada, el maneja muy bien y siempre está muy atento cuando maneja, estábamos en la carretera de Espana que normalmente se maneja hasta 130 km, mi esposo iba en 110 km, no habían muchos autos, solo uno que otro, cuando en la carretera había mas adelante un camión de carga pesada que iba normalmente en su vía, nosotros íbamos en la otra vía tranquilos (solo había dos vías de ida) cuando en un momento el sr.  que maneja el camión pierde el control y ocupa las dos vías, nosotros no teníamos por donde pasar y por la velocidad ya estábamos mas cerca, mi esposo pensó que lo único que nos quedaba es irnos a la izquierda, me senala para que vea y  a la izquierda había 2 vías de regreso, pero en el centro había una zanja grande y muy profunda como del tamano de un primer piso, si continuaba de frente nos estrellábamos y ya estábamos muy cerca, el no lo pensó mas y vira el timón con dirección a la zanja, así que hemos volado en el aire, en este trayecto de estar arriba cuando voy  avanzando mejor dicho volando, puedo ver que el camión continuaba ocupando las dos vías, en ese momento veo a mi esposo y pienso que es la última vez, me doy cuenta que mi perrito  estaba atrás, lo traigo  y lo abrazo y pienso Dios mío ya estoy lista para lo que suceda, el carro cae en sus cuatro llantas (por que llevábamos peso, nuestra ropa y otras cosas, por que sino hubiera sido así  el auto hubiera caído de nariz, por que no había peso)  y continua corriendo por la velocidad, yo cerré los ojos esperando lo peor, mi esposo empieza a bajar poco a poco la velocidad hasta que llegamos cerca a un charco de agua, yo incrédula miro a mi esposo y pienso estamos vivos y no estamos lastimados, con mucho esfuerzo salimos de la carretera, ya que la parte de atrás de una llanta estaba hacia adentro, el sr. de camión era un espanol, también muy nervioso nos decía que él no pudo en esos momentos controlar el camión, el sabía que era su falta, pero había fallado su camión, se hizo la documentación respectiva para los seguros, yo estaba en shock, mi esposo me pide ayuda por que no entendía mucho lo que decía el senor, ya arreglada  la documentación cada quien continua su camino.

 

Mi esposo tuvo que pagar la reparación del auto, el pensó que el seguro le pagaría los gastos, pero el seguro no reconoce cuando no hay golpe entre los 2 autos y no recibió nada.  Y yo si antes estaba un poco mal de mi columna, ahora se me ha acentuado mas, por lo que no puedo caminar demasiado como lo hacía antes, pero al menos estoy  viva y puedo controlarlo.

 

Así como a ti le conté a una amistad y el que es muy creyente de la palabra de Dios, me dijo.........."cuando uno está mas cerca a Dios, los designios de Dios pueden cambiar tu destino"

 

Te cuento un poco de mi vida:

 

Nací y viví con mi madre y mi hermano, de bajos recursos, mi mama era nuestro sustento y  aunque mi madre no sabía como educarnos, siempre nos pedía que recemos a Dios, mi abuela que era una senora nacida en Ayacucho analfabeta, pero sabia de corazón y muy grande de espíritu , por la experiencia de la vida, nos aconsejaba y nos ensenaba a obrar con bien con las personas y ella nos demostraba con el ejemplo de su trabajo que todo en la vida se puede lograr siendo trabajador, respetuoso y  honrado, para ganar el dinero con el sudor de tu frente.

 

Mi recuerdo mas lindo de mi ninez es viviendo con mi abuela, mi abuelo, mi tía y mi hermanito, en una casita de esteras en un terral, todos los días mi abuelita lo primero que hacía es limpiar la casita, la veía barrer y dejar todo limpio y en orden, no teníamos cano, ni mucho menos bano, nos levantábamos casi de madrugada para ir al mercado mayorista a comprar bastante verduras y 1 cajón de limones, lo llevábamos al mercado y lo primero que hacíamos es ir a tomar nuestro desayuno de quaquer con pan siempre me decía que teníamos que tomar leche, luego afuera del mercado ella ponía un plástico en donde ponía toda sus verduras para venta y yo tenía un banquito para sentarme al lado de ella, para acompanarla, mi tía ofrecía a la gente los limones que llevaba en su bolsa, yo iba verla de rato en rato, este era el trabajo de todos los días, pero también otras veces cuando mi abuelita veía gente jugando futbol, cocinaba y  llevaba para ofrecer comida, también preparaba habitas saladas, para que mi tía lo lleve a su colegio y pueda vender.

 

Mis ejemplos en mi vida fueron mi abuela, mi madre, mi tía, a quienes estaré agradecida por el resto de mi vida y a quienes amo mucho, por que me ensenaron las cosas grandes y pequenas de la vida, pero sobre todo el amor y el trabajo, con el ejemplo que he tenido he educado a mis hijas y puedo decir orgullosa que tengo dos hijas muy buenas y muy nobles de corazón, trabajadoras y que también siguen mi ejemplo, obrando con bien con todas las personas.

 

Estimado Vicente, espero que no te haya cansado,  mi historia es un testimonio de la vida real, para que puedas contar y  pueda servir de ejemplo para alguna persona, que lo necesite y si en algún momento alguna persona que conozcas necesita de ayuda o de algún consejo, puedes contar conmigo para poder servirla ya que aunque sea a la distancia puedo ser útil.

 

Un abrazo y Felicidades.

 

En la foto la última vez que fui, cuando estaban aquí mis amigos Dani, Ángel y Alberto. En el centro, Dani y al fondo Álvaro

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres