Blogia
vicenteperu

EL INDIGENTE

Hace poco más de un mes les conté mi conversación con uno que no tenía nada pero si que tenia necesidad de hablar. Le ayudé un poco para su almuerzo y estuvimos charlando.

Después volvió a verme algunas veces. Es  muy difícil ser medianamente amigo de alguien y yo comer bien y él no comer nada y enseguida le dije que pensaba ayudarle muy poquito para comer en directo, pero si quería independizarse y trabajar algo para ganar él su propia plata, para eso si que le ayudaba. Era lo de no dar un pez pero si enseñar a pescar.

Los mendigos, indigentes o hundidos en la miseria en general, tienen una psicología y una moral muy distinta de lo normal. Fundamentalmente necesitan comer y vestirse y eso les condiciona todo. Yo le fui apoyando lo mejor que pude hasta que parece que encontró un trabajo. En este momento se le presentan muchos problemas: uno importante es no tener casa ni nada parecido. No tiene donde dejar las cosas. Sus pertenencias son lo que puede llevar encima y si alguna vez le roban (que sí que pasa), no le queda ni el carnet de identidad, ni los lentes.

¿Qué hará cuando llegue el verano con la ropa del invierno? ¿Qué hará en el invierno que se ha quedado sin la ropa de abrigo del invierno anterior? Un día venía afeitado. Se había comprado una cuchilla o como se llame y se había rasurado. Por supuesto sin crema ¿Y donde guarda la cuchilla para la próxima que quiera afeitarse?

Tiene que ir medianamente arreglado y para eso tiene que lavarse y ducharse de vez en cuando, pero éste dormía en la sala de espera de un hospital o en una capilla donde tienen expuesto el santísimo toda la noche y no podía hacer esos menesteres mas que cunado podía estar en casa de algún amigo o en una pensión que le costaba 13 soles la noche ( en Lima, el sueldo mínimo está por 600 soles y el almuerzo mínimo por 4,50). Dos o tres veces le pagué una noche de esta pensión. En estas condiciones lo normal es que oliese. Y le regalé colonia. En algún momento me fui con él a una lavanderia donde tenia ropa lavada des hacía más de un mes pero como no tenía para pagar, no la podía recoger. Ahora tengo la bolsa en mi casa y de vez en cuando viene para cambiarse en una habitación. Deja la sucia en otra bolsa y se pone algo de la limpia.

 

Vivir sin casa es una continua pérdida de dinero.

Como indiqué accedió a un curso de formación para representante de una editorial. Es joven y culto.

Según iba acercándose el día de empezar a trabajar, se ponía más contento. Iba superando las dos o tres pruebas que le pusieron en el cursillo.  A raíz de cuando se quedó huérfano hace un año, entró en una gran depresión y ahora cada día se le veía más optimista.  Estaba claro que lo del trabajo era una buena cosa. Pero si no le pagan hasta el final de mes, de qué come mientras tanto?

Estaba claro que tenía que alquilar una habitación, que por aquí cuestan unos 240soles mensuales más un mes adelanto.

Me pareció que convenía ayudarle y me puso de acuerdo con un amigo para que colaborase con los gastos. 

El lunes pasado ya había estado haciendo prácticas, y había visto una habitación para alquilar por 250 soles. Le estuve preparando una colchoneta, dos sillas, unos platos y cubiertos, algo de comida, una manta... Necesitaba un despertador y para cuando fuese por los colegios, tener celular para que le pudiesen llamar para hacer los pedidos... Era la oportunidad ideal para volver a vivir de forma digna. Tuvimos que hacer alguna cosa más y se nos hizo tarde y ya no pudimos ir en mi combi a alquilar la casa. Lo dejamos para el dia siguiente. Yo descargué las cosas que tenía en el coche, le dejé el dinero para que alquilase directamente la habitación sin tener que ir yo a pagar y para comprarse el celular y alguna otra cosa y nos despedimos.

Al día siguiente no apareció y ya llevamos unos cuantos días y no ha venido a por la ropa ni a que le lleve las cosas a su habitación ni nada.

¿Me habrá estado engañando todo el tiempo? Seria drogadicto y al encontrarse con dinero en la mano no ha sido capaz de resistir y ha vuelto a las andadas?... No lo se. En todo caso seguro que sufre y está muy mal.  Si me vuelve a ver, cosa que seguro que hace, no sé lo que debo hacer. Evidentemente, no ha salido del agujero, pero ¿le debo dar algo de dinero o sólo mi amistad aunque se esté muriendo de hambre? Seguramente tendré que hacer lo segundo.

¿Y si me ha engañado? Tampoco sé lo que hay que hacer pero en todo caso deberé aprender y tendré cuidado de no “coger resabios” y para que no se me endurezca el corazón.

 

 

En la actividad  normal estamos relanzando un grupo para los de secundaria los sábados por la tarde. Este serála segunda reunión y promete.

También sigue rodando lentamente lo de la capellanía de una sede de la Universidad privada Inca Garcilaso de la Vega.

Por ahora no les pongo ninguna foto pues se me acaba el tiempo y la próxima vez que pueda será el lunes por lo menos.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres