Blogia
vicenteperu

Mi nuevo oficio

Mi nuevo oficio


Algunos pueden pensar que ahora estoy jubilado y o tengo nada que hacer. Se equivocan. Ahora he cambiado de oficio. Me dedico a hacer favores. Los días normales hago los correspondientes al perfecto ama de casa con empleada de hogar o la jefa de llaves de las antiguas culturas: atiendo las cosas de la casa y las ordeno y atiendo todas las emergencias, en especial a las visitas, que no son pocas. Por suerte para los demás no hago nada de cocinar. Pero en vez de profundizar en este tema, que sería muy interesante, me fijo en otros aspectos.

Continuamente hago favores de distintos tipos, con lo cual soy feliz, muy feliz, aunque no llegue al 100% y me duela el reuma. Cuento el de hace un rato.

Estoy de viaje a Madrid en un vuelo que tiene 11 horas de escala en Guayaquil. Yo he viajado poco por el mundo y es la primera vez que hago un vuelo con escala. Estaba con ganas de preguntar cómo se podía aprovechar el tiempo viendo la ciudad y me encuentro a una pareja que viene en el mismo avión y sigue en el mismo y está preguntando lo propio. El aeropuerto está en el centro urbano y es muy vella, pero al entrar hay que pagar de nuevo las tasas aeroportuarias (30$) y la ciudad es poco segura por lo que hay que buscar y pagar algo para dejar el portátil y las otras cosas. Me lo pienso dos veces, sobre todo lo de las tasas y no me voy.

Ya en la sala de espera busco la comida que traía para esta ocasión y de los bocadillos sólo estaba el pan, lo de dentro se había quedado en la maleta que viajaba en bodega. Me voy al único restaurante y me encuentro al matrimonio de antes, que había hecho lo mismo y estaba en la sobremesa. Me invitan a sentarme con ellos y al toque sale de qué parte de España soy, que hago en Perú, y yo les contesto que ser feliz, y les explico algo más de mi venida aquí. En general los peruanos tienen inquietudes religiosas y enseguida preguntan más y más. Como es habitual, no me corto un pelo y la otra le va dando codazos al esposo pues suele tirar de él hacia arriba, él se hace el pesado y con migo encuentra un apoyo. Salen diversos temas como el de nuestros hermanos evangélicos. Parece que se caen del árbol cuando la pregunto quien fundó la Iglesia católica y quién fundó la evangélica 1.500 años después. Sale también el tema de quien dice que estos libros son revelados y los llama Biblia y estos otros no lo son. Evidentemente nadie escribió una historia de Jesús ni ninguna otra cosa diciendo que era un libro revelado inspirado por Dios, (no así el fundador de los mormones). Entonces tiene que haber alguien que lo diga y desde luego no fue Jesús. No se sabían que lo hizo la “relajada iglesia” y además después de su “prevaricación cuando Constantino la hace religión oficial del impero”, en un concilio en 394 (creo que Constantino nunca hizo eso, sólo la concedió libertad). Vamos comentando otros temas humanos y divinos y una vez le doy a ella una “sugerencia de mejora”. Al toque es él el que la da un codazo como diciendo “aprende”.

Tras un buen rato nos fuimos a pasear cada uno por su cuenta. Yo pienso, descanso, disfruto escribiéndoos y me encanta mi nuevo oficio.

La catarata de la foto corresponde al mismo campamento de Uchumayo, Arequipa, pero no es la que era propiedad privada del artículo anterior

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres