Blogia
vicenteperu

CAMINATA AL CERRO DEL PARAPENTE

CAMINATA AL CERRO DEL PARAPENTE

Caminata del sábado 15 de octubre

Este fue un sábado un poco especial pues se cumplían 25 años desde que vinieron los tres primeros militantes a Tacna (Perú) y la Misa de Santa María la celebró uno de nuestros mejores amigos de lima: el P. Carlos Rosell. Todo muy bien. Incluso se animó a venir a la Eucaristía uno de los matrimonios de la Milicia. Seguramente el próximo sábado asistirán dos casados.

En algún momento José Antonio nos puso una novedad enlatada, es decir algo que hace 25 años era novedad y lo ha guardado como en una lata de conserva que destapó el sábado: la homilía del P. Morales en la Misa de Madrid de despedida de los tres primeros militantes.

En cuanto acabó el desa (como es poco no llega a desa-yuno), nos fuimos los de la caminata al cerro del Parapente. Todos los que dijeron que iban a venir, vinieron. Aleluya, ya empieza a funcionar la responsabilidad.

Es la tercera vez que voy a la misma montaña y parece como los camaleones. La primera, con alumnos de Copacabana, era un cerro pelado y árido al que llegamos hasta la mitad, donde se tiran en parapente. La segunda fue en Navidades del año pasado, para poner el “belén del cerro”. Llegamos hasta el mismo sitio, pusimos el belén, le cantamos villancicos y había algunas plantas, pero poquitas. Esta vez no se veía el suelo, todo lleno de verde con algo que hacía poco eran flores, pero que ya se habían marchitado.

En la famosa mitad, estaba un buen grupo de personas practicando el parapente.

Algunos de los nuestros tuvieron ganas de subir hasta arriba. Se veía una senda que ascendía derecho, muestra de que muchos habían subido. La primera vez que estuve aquí  me dio un poco vértigo pues me parecía un cerro muy parado. Pero se ve que ya me voy acostumbrando a esta tierra y ahora casi me pareció normal. Les dejé subir con un margen de una hora que es justo lo que necesitaron.

Su vuelta, cuesta abajo fue rápida. Unas veces andando, otras a saltitos o al trote y alguna vez de molinete. Yo vi a uno que lo hizo muy aparatoso, pero luego se levantó y siguió corriendo.

Los de arriba, vieron de todo: flores, plantas, un inmenso rebaño de cabras con alguna chivita a menos de un metro y su perrito guardián, aves rapaces y hasta hubo uno que dijo haber visto una serpiente pitón, pero no me fio mucho porque dice que la vio justo después de la voltereta, cuando tenía todas las neuronas agitadas.

La comida bien. Tertulia y regreso. Y en la playa… el partido de fútbol con unos que estaban por allí. Todos contentos y a las 5:30 en casa

 

La foto es la del perro (se le ven las orejas) + cabra

Siento escribir dos cosas en el mismo día, pero...

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres